DESTACAMOS

La Sociedad Cuarteto, 1885

La Sociedad Cuarteto fue un conjunto de cámara, central en la vida musical santiaguina de la segunda mitad del siglo XIX, que dio diversos recitales en el antiguo Salón Filarmónico del Teatro Municipal de Santiago, hoy Sala Arrau. Se le reconoce como el primer cuarteto de cuerdas en el país, que hizo más que nadie por introducir la música de los clásicos en Chile. Beethoven, Mendelssohn, Haydn, Mozart e incluso arreglos de Wagner y Händel fueron parte del repertorio de la agrupación, que incluía en sus recitales la participación de diversos otros talentos locales, como Fabio de Petris o la reconocida arpista Guillermina Antonietti de Abba. El Centro DAE conserva documentación sobre esta importante agrupación y también la foto original de los integrantes, que ha sido reproducida innumerables veces desde un grabado, dado que es la primera foto de una agrupación musical en Chile que se conserva. Tras ella se ve un atril con una partitura de Mozart.

Los integrantes de este importante cuarteto, que dio su primer concierto en junio de 1885, eran los más renombrados intérpretes de su tiempo. Al primer violín estaba Alberto Ceradelli, nacido en 1856 en el pueblo de Guastalla, en Parma, Italia. En 1862 comenzó sus estudios en Bologna,  se destacó en el Conservatorio de Milán y fue miembro de la orquesta de La Scala de la misma ciudad. En 1883 el empresario Savelli lo contrató como concertino para la orquesta del Teatro Municipal de Santiago, conociéndolo a través del gran tenor Julián Gayarre. Aunque luego pensó emigrar a Perú, se quedó en Santiago y decidió hacer clases en el Conservatorio Nacional, de piano, canto y violín. Lo secundaba Juan Gervino, también alumno de Rampassini en el Conservatorio de Milán, que vino al Teatro Municipal a reemplazar a Ceradelli en su puesto, dado que éste estaba en Perú. Al regresar el mismo, se dedicó a realizar clases en el Conservatorio de Chile. Ambos tenían una amistad que les llevó a trabajar juntos en la Sociedad Cuarteto. Germán Decker fue otro de los integrantes, boliviano con estudios en Alemania y con estudios de medicina en la Universidad de San Marcos de Lima. Con la guerra decidió quedarse en Chile, tomando un contrato como profesor en el Conservatorio Nacional, donde llegó a ser uno de los más queridos.

Finalmente, el conjunto era dirigido y coordinado por Arturo Hügel, cellista que llegó a Chile como virtuoso de renombre. Nacido en 1852 en Würzburg, siendo el mayor de los integrantes, hizo luego una carrera por algunos países europeos, encontrando especial acogida en París y otras ciudades de Francia. En 1880 le ofrecieron hacer una gira por Sudamérica y, finalmente, se instaló en Chile, donde con su hijo Raúl Hügel fueron centrales en la transición musical al siglo XX.  Arrieta Cañas, famoso crítico musical, dijo de ellos que «La banalidad no tiene cabida en este recinto; allí se adora a las musas con su más bellas y profundas oraciones». Muchos otros músicos y conjuntos del siglo XIX tienen hoy una cabida en el Centro de Documentación del Teatro Municipal, abierto a los investigadores interesados en este pasado musical.